cabecera

cab-peq

Lady Gaga brilla en la Super Bowl


En Estados Unidos nadie pasa por alto la actuación de Lady Gaga en el descanso durante la final de la Super Bowl. El espectáculo más caro hasta el momento (ha costado más de 10 millones de dólares) ha sido vibrante, con luces, acrobacias y símbolos patrióticos, pero la cantante no dejó pasar la oportunidad de incluir gestos contra el presidente Donald Trump, con sutiles referencias a la integración de grupos como homosexuales, afroamericanos o latinos.

Como había prometido, fue un momento “interesante y emocionante”, que contendría los mismos mensajes que lleva defendiendo toda su carrera, la igualdad y la idea de que “el espíritu de este país es de amor, compasión y amabilidad", como explicaba Gaga a el diario New York Times. Aunque a pesar de todo lo invertido para ello, no logró superar el record de 118.5 espectadores mundiales, que ostenta Katy Perry, quedándose en 111.3.

Comenzó la actuación con Lady Gaga en el techo del estadio, vestida con un body plateado de manga larga con hombreras y 300 drones que simulaban estrellas a la espalda de la diva hasta terminar por formar la bandera americana. Lo primero que pudimos escuchar fue una mezcla entre el himno "God Bless America", la canción "This Land Is Your Land", muy apropiada para el momento de división política estadounidense actual, y el juramento de fidelidad a la bandera.

Tras ese momento, pudimos ver como la cantante se lanzaba al vacío, sujeta por un arnés, para aterrizar en una de las torres del escenario y entonar su "Pokerface", mientras que un espectáculo pirotécnico iluminaba el estadio. La elección de las canciones no pudo ser mejor. "Born This Way", un himno en defensa de los homosexuales, o “Stay”, durante la cual abrazó a una joven afroamericana del público mientras cantaba, o el último verso de su nuevo sencillo "Million Reasons", que tocó al piano mientras el estadio se iluminaba con farolillos anaranjados. Todas las canciones parecían querer mandar un mensaje a los espectadores en general y a Trump en particular.Tampoco faltaron otras como “Just Dance” o “Thelephone”, tema que lanzó en 2009 junto con Beyoncé, pero en esta ocasión, Gaga lo interpretó en solitario.

Para terminar la actuación, Lady Gaga cambió su vestuario a un top blanco que simula as hombreras de los jugadores de fútbol americano y una braga plateada mientras cantaba "Bad Romance" con bailarines que portaban los cascos típicos del deporte. El broche final lo puso al terminar esta canción, cuando después de haber gritado "¡Super Bowl 51!", tiró su mirco, recibió el lanzamiento de un balón, y volvió a desaparecer tirándose al vacío desde la plataforma.

La cantante también aprovecho el momento posterior a su actuación para anunciar las fechas de su gira mundial, Joanne World Tour, que dará comienzo el 1 de agosto en Vancouver, Canadá, y que pasará por el Palau Sant Jordi de Barcelona el próximo 22 de septiembre, su primera parada en Europa, donde actuará en otras ciudades como París, Zúrich, Hamburgo, Berlín y Colonia. Las entradas para el concierto de la capital catalana saldrán a la venta el próximo viernes 10 de febrero.
martes, 7 de febrero de 2017
publicado por: Carla Vega

Magazine. Abril

Magazine    Abril

PDF to magazine

social

marquee

flip

esy

Entradas Populares

r

ata

Redes Sociales